Chloé de Bailliencourt recuerda con claridad lo que le gustaba y lo que odiaba de niña. Con esas imágenes de su infancia, creó ARSÈNE ET LES PIPELETTES, una marca que se caracteriza por sus colores y sus estampados. Sus faldas son las favoritas de las niñas.